Lo que de aquí p’allá es subida…

Mayo 19 – 23 

Arequipa, Perú

Volamos a medio día a Arequipa y lo primero que sentimos al bajar del avión fue el cambio de altura. Lima básicamente está a nivel del mar y Arequipa a casi 2400 m. La diferencia me causó un fuerte dolor de cabeza, y no por hacer los cálculos de bajo cuánta presión atmosférica me influía en ese momento. Después de instalarnos en un hotel fuimos a pasear por la Plaza de Armas (creo que toda la cuidad ha de tener su propia Plaza de Armas) y me sorprendió lo turístico que es Arequipa. Cantidad de extranjeros comiendo y bebiendo en pequeños restaurantes alrededor de la plaza. Restaurantes que a su vez parecían especializarse en menús turísticos y adjuntos a agencias de viaje. 

Arequipa me pareció lindísimo y de cierta manera con algo de parecido a mi pueblo, Querétaro; con sus calles angostas empedradas, plazitas y cafés. Aunque creo que Querétaro es más bello, pero qué más podría decir? 

Esa noche cenamos en en una terraza. Todo iba muy bien y lo estábamos disfrutando a todo dar hasta que se metió el sol. Vaya que enfrió! Se me olvidaba que era el invierno en Perú y que estábamos a una tremenda altura. 

El día siguiente fue parecido, caminamos por el centro, comimos delicioso ceviche (se prepara de manera distinta que en México pero igual de rico), llevamos a lavar nuestra ropa y cenamos en un cafesito, unas crepas y cafés que nos dieron insomnio. 

A la mañana siguiente, Jeff amaneció con un dolor espantoso de estómago. En sí fue un mal día para los dos. Mientras él se quedó en cama adolorido, yo fuí a comprar algo de fruta, verdura, agua y a recoger la ropa. Al salir de la lavandería cargadita con todo, se me rompió una bolsa y se quebraron las bebidas. Una señora se rió de mí y yo me enojé. Al regresar y arreglar la ropa me dí cuenta que faltaba una blusa. Me dolió porque era de las blusas nuevas, y vaya, no era que llevaba mucha variedad. Regresé a reclamar pero fue inútil. Qué coraje! Más coraje me dio cuando me di cuenta que ni siquiera habían lavado bien la ropa. En la maleta se me había quebrado una botella de salsa y la salsa estaba por todos mi ropa y mi maleta. No se qué me había dado más coraje, si perder la salsa o que me arruinara mi ropa. Para sumarle a la tragedia superficial en que se había convertido ese día, al sacar el termómetro para tomarle la temperatura a Jeff (se seguía sintiendo mal), el termómetro de mercurio había explotado y había mercurio por todo el cuarto ahora. Ahí si ni cómo limpiar eso, sólo moví las bolitas mercurio hasta que desaparecieron. 

Nuestro último día en Arequipa estuvo mejor. Jeff se recuperó un poco y salimos a caminar. Fuimos a un área llamada Yanahuara que tiene una vista hermosa de la ciudad y el Misti, un volcán. En sí el área dónde se encuentra Arequipa es muy linda. Esta rodeada de montañas y el volcán Misti. Los edificios e iglesias están construídos de sillar y brillan un blanco precioso al sol. Todo esto se aprecia aún más en Yanahuara.

Published in: on enero 11, 2009 at 9:51 pm  Dejar un comentario  

Como en familia

Mayo 16 – 19

Lima, Perú

Desmañanaditos nos subimos en un taxi hacia el aeropuerto, tranquilo el camino acompañado de música metal (me pareció extraño para las 6am)y un locutor que no se callaba. El vuelo estuvo tranquilo y para variar, a tiempo. En Lima nos esperaba la familia de Pedro, un peruano que habíamos conocido en Jordania y vivía con su esposa en Australia. Pedro no se encontraba en Perú, pero muy generosamente nos puso en contacto con su familia para que nos alojaran unos días.

Julio, hermano de Pedro, nos recibió en el aeropuerto y nos llevó a casa de Lupe y Julia, sus hermanas. Llegamos, comimos una cantidad extraordinaria de deliciosa comida peruana y tomamos una siesta. En la tarde platicamos un poco, fue lindísimo echar el cotorreo en español. Después Julio nos llevó a turistear por la ciudad. 

Primero fuimos a un parque que estaba lleno de fuentes. Muy lindo y precioso de noche porque todo se iluminaba. Lo mejor fue una gran fuente donde los chorros salían del nivel del suelo y de forma intermitente, a un ritmo desconocido. Lo padre era que se le permitía a la gente entrar en la fuente, entonces se convertía en un juego para no mojarse. Claro que todos terminaban empapados, y era bastante divertido ver cuando los chorros mojaban a algún desprevenido. Otra fuente bastante impresionante era una gigantesca, en verdad que era enorme. Se movía al ritmo de la música emitida y tambien se proyectaban imágenes en el agua que entonces servía de pantalla. Estupendo parque, quien fuera a pensar que habría tanta diversión en fuentes?

Después del parque, Julio nos quiso llevar a la Plaza de Armas, pero el centro estaba cerrado. La Cumbre ALC-UE (donde participaban la Unión Europea, America Latina y Caribe) todavía progresaba y ya que había tantos presidentes en la ciudad, parecía que habían dado ley marcial. Había una enorme cantidad de policías por todos lados y el centro básicamente cerrado. Intentamos entonces ir a Miraflores, pero ahí se alojaban los susodichos presidentes, así que tambien el acceso estaba cerrado. Sin embargo, fue como un tour nocturno de Lima. Muy lindo y lo que lo hizo aun mejor fue que nos acompañó la música de José José y Camilo Sesto desde la radio.

Al día siguiente fuimos a una plaza cerca de la casa de Lupe para arreglar nuestros boletos de avión en Perú. Había muchos lugares a donde queríamos ir y el tiempo que tomaba por autobus era demasiado. Sin mencionar, claro que nuestras reservas de energía para estas alturas ya estaban escasas. No hubiéramos aguantado tantas horas de viaje en camión. 

Encontramos precios decentes y compramos los boletos. Ya tranquilos con boleto en mano disfrutamos más el día. Comimos con Lupe, Daniel, su esposo y Sayara, su hija de 3 años, tremenda y encantadora a la vez. 

Lupe se dedicó a darnos clases de los platillos peruanos, rocoto relleno, ají de gallina, papa a la huancaína, ceviche, etc. y dándonos  a probar algunos. Todo estaba riquísimo y hubiera querido tener 4 estómagos como las vacas para poder llenarlos todos. Algunos se parecían a platillos mexicanos y quizá por eso me gustaron aún más. Sólo que eso sí, el chile y las salsas, no hay cómo las de México. Aunque Lupe hizo una salsa de rocoto para chuparse los dedos. 

Esa tarde volvimos a la plaza y compramos unas bocinas pequeñas para que Jeff y yo escucháramos música al mismo tiempo. Después nos metimos al cine a ver “Mi Ex”, que estuvo maletona y nos costó las bocinas. Jeff las dejó en el asiento  y lo que siguió fue todo un rollo. Regresamos por ellas al minuto de haber salido, un chico nos dijo que que las había visto y que una tal Rosa se las había llevado a donde llevan las cosas olvidadas. Rosa no se aparecía por ningun lado, esperamos y esperamos. Cuando al fin apareció juró que la bolsa sólo contenía basura y la había tirado. Si no hubiera sido por la cara de culpable que tenía hubiera dejado el asunto en paz. Pero no fue así, alegamos, se buscó en la basura y no salió nada. Nos fuimos enojados por la obviedad del robo y decepcionados de haber perdido las mentadas bocinas que ni de su empaque las habíamos sacado. 

Al día siguiente, Daniel, Lupe y Sayan nos llevaron al  centro. Caminamos por la Plaza de Armaas, Plaza de San Martín, el Barrio Chino, varias iglesias (que como buen país latino y colonizado había demasiadas y a cada esquina) y una plaza a orillas del río. Los edificios estaban increíbles y todo muy bien conservado. Las iglesias muy lindas con decoraciones de barro y ostentosas. Durante neustro recorrido tambien hicimos tour de comida: choclo (elote) con queso y salsa, granadilla (como la maracuyá pero más chica), unos aros de masa fritos y rellenos de varias frutas y con miel (deliciosos! lamentablemente no me acuerdo del nombre), anticucho (corazón de res), panza de res (no me acuerdo tampoco cómo le llaman a esto). Todo en general muy rico, aunque no creo volver a darle al anticucho y la panza. La pasamos a todo dar en nuestro recorrido y en general en nuestra estancia con esta hermosa familia.

Published in: on enero 11, 2009 at 8:25 pm  Comments (1)  

Argentina una vez más

Mayo 12 – 16

Buenos Aires, Argentina

Tomamos un buque en la mañana que sólo tomó una hora en volver a Buenos Aires. Al llegar estuvimos navegando un rato sin rumbo tratando de averiguar dónde estábamos. Habíamos llegado a un lugar distinto del que habíamos partido días antes y como no sabíamos, estuvo confusa la situación. Finalmente dimos con la terminal de autobuses y de ahí hablamos a varios hotels par ver dónde nos quedaríamos. Nos percatamos que los hoteles sugeridos en nuestra guía habían subido al triple de precio y por falta de recursos tuvimos un poco de problemas en encontrar un hotel en nuestro rango. Finalmente encontramos un hotel, lejos pero a precio razonable. Nos subimos al metro y ahí fuimos.

El metro funciona como en cualquier otro lado, pero lo que me pareció interesante fue que había unos trenes de estilo muy rústico, como trolebuses de hace varias décadas. Hechos de madera se veian muy coquetos. Hasta que me dio casi un infarto cuando me percate que las puertas no cerraban y vi a un hombre abrirlas antes que el tren se parara y brincar a la plataforma. Respire con alivio cuando vi que no se habia echado a las vias. 

Llegamos al hotel y dejamos nuestras cosas. Rapido, con ganas de ver mas de la ciudad, salimos hacia Plaza de Mayo, donde se encuentra el Palacio Presidencial y lugar donde Eva Peron solia dar discursos. El area estaba muy linda pero habia muchos policias. No se si iba a haber alguna protesta o asi se estila por el Palacio Presidencial. Luego de caminar un rato encontramos gente con pancartas; eran veteranos de la Guerra de las Malvinas. Eso explico la presencia de los policias, quizas estaban para prevenir un desacomodo. Pero vaya, eran veteranos, gente grande y en si, muy pocos. 

Despues de dar algunas vueltas por la plaza pasamos a comprar unos mates y fuimos a cenar. Como no, un buen pedazo de carne. Delicioso. 

Al dia siguiente caminamos hacia la clinica para recoger los resultados de mis analisis, hice cite con un doctor para esa noche y nos encaminamos hacia el Cementerio en Recoleta. 

Recoleta es un area diferente, vaya, de ricachones. Hay muchas boutiques y pequeños restaurantes caros. La zona es bonita para caminar y el cementerio en si paraece museo. Unas criptas en su mayoria grandes y ostentosas. La mayoria se ven preservadas y muy cuidadas, aunque se ven algunas que estan abandonadas. Las primeras tienen flores frescas y fotos recientes y las segundas vidrios rotos, polvo y flores secas. En este cementerio se encuentra la tumba de Eva Peron. Dimos nuestro saludo y nos fuimos. 

Caminamos un poco por el area y fuimos al cine. Ante la falta de opcion vimos “Iron Man”. Al terminar regresamos rumbo a nuestro hotel y pasamos al doctor. Resulto que la cantidad de analisis de laboratorio que me habian hecho, hicieron todo menos buscar parasitos (que probablemente era lo que tenia). El doctor concluyo que eso tenia – me hubieran ahorrado los estudios – ya que no salio nada en lo demas. Para no errar el tratamiento nos fue recetado a Jeff y a mi. 

El dia siguiente lo pasamos tranquilo y haciendonos cargo de pendientes; lavar ropa y checar email y para nuestro ultimo dia en Buenos Aires fuimos a San Telmo. Caminamos de nuestro hotel hasta San Telmo. Primero pasamos por varias tiendas que me parecieron fenomenales. Unos diseños muy originales y varias cosas a precio muy razonable, aunque bueno, viajando con bolsa chica (en todos los sentidos) me dio pesar no llevarme las tiendas enteras. Habia desde zapatos, carteras, bolsas, abrigos y vestidos de lo mas cool y originales que he visto. Un dia tendre que regresar. 

Despues de hacer las compras con los ojos caminamos mas por San Telmo y paramos a comer en un restaurante que tenia mesas en una pequeña plaza y al centro daban shows de tango y milonga. Al parecer la diferencia entre tango y milonga yace en el ritmo. El show estuvo bien aunque quizas no tan refinado y profesional como el que habiamos visto antes, pero la experiencia si que estuvo linda ya que vimos el baile muy de cerca. 

Al terminar caminamos un poco mas por la zona y despues nos fuimos al Microcentro. Pasamos de nuevo por Plaza de Mayo y compramos unas bombillas para nuestros mates. El recorrido de este dia, que todo fue a pie, fue bastante extenso. Imagino cuando menos 10 km, aunque quedamos exhaustos, valio mucho la pena recorrer Buenos Aires a pie. 

Cuando ya no podiamos dar mas pasamos a cenar otra vez a la Chacra, restaurante antes visitado con Luis y Ali. Quizas el mejor lugar para carne que visitamos y asi celebramos nuestro ultimo dia en Argentina.

Published in: on noviembre 17, 2008 at 10:32 pm  Dejar un comentario  

Despues de tanto tiempo…

Queridos lectores, 

Quisiera disculparme por no haber terminado el relato de mis aventuras. Las ultimas semanas en el revuelo que fue este viaje estuvieron un poco locas y las actividades me mantuvieron lejos de un cibercafe. No deberia haber excusas. La verdad es que estuvo increible, pero para cuando llegue de nuevo a mis tierras respire con alivio. Un baño y cama permanente. Acceso a una cocina y lavadora. Ah! que gusto me dio. 

Ahora ya han pasado algunos meses. La rutina ha regresado y mis pensamientos vuelven a fantasear en viajar pronto y tambien en recordar los buenos momentos de este viaje. 

Se que ustedes son pocos, queridos lectores, pero valorados. Por quien quiera que lea estas humildes palabras, terminare el recuento de mis aventuras.

Published in: on noviembre 17, 2008 at 9:38 pm  Dejar un comentario  

Domingueando

Mayo 8 – 11

Colonia del Sacramento, Uruguay

Llegamos a Colonia en la tarde y al ir en busca de hostal se presentó la oportunidad de quedarnos en un departamento. Cumplió nuestro sueño. Era de pequeño, pero de dos pisos. En el primer piso, tenia tele, con unos sofás y una cocinita (extraña y poco práctica, pero era ideal). Arriba, la recámara y un baño. Pensamos en un principio quedarnos sólo dos días, pero con lo cómodo que nos sentimos no pudimos resistir un par de días más. Primera actividad: nos regalamos un ‘domingo’, o sea, un día de estar echados haciendo nada.

El pueblo en sí es muy lindo. Pequeño, tranquilo, colonial, se me figuró mucho a partes de Querétaro (Jurica o Juriquilla, pero en pequeño, con sus callesillas empedradas). Así que hicimos poco más que caminar, platicar, sentarnos al sol y disfrutar de un lugar por el momento “nuestro”.

Published in: on mayo 28, 2008 at 6:37 pm  Dejar un comentario  

Con limones… limonada

Mayo 6 – 8

Montevideo, Uruguay

Después de que Ali y Luis partieron de regreso a México fuí a la clínica otra vez a realizar los estudios que me pidieron. Al salir del laboratorio, con un tremendo moretón en mi brazo, me dijeron que me entregarían los resultados la semana siguiente. Me molesté mucho, porque de haber sabido que tardarían tanto no los hubiera hecho en ese momento con el riesgo de que ni siquiera estaría en el país para recibir los resultados. Les dije que los necesitaba urgentemente y con que no teníamos razón inmediata de quedarnos en Buenos Aires, esa tarde nos fuiemos a Montevideo.

Varias personas nos habían dicho que Montevideo era hermoso. La verdad no llenó mis expectativas. Sí era un lugar lindo, pero muy contaminado y no había mucho que hacer. Recorrimos el centro histórico varias veces, disfrutamos de café en los patios y compramos unas serigrafías lindísimas.

Disfrutamos de la gente, era increíblemente amable y supongo que también de la ciudad, aunque no fue lo que me imaginé.

Published in: on mayo 28, 2008 at 6:28 pm  Dejar un comentario  

Una triste despedida

Mayo 5 – 6

Buenos Aires, Argentina

Regresamos a Buenos Aires cansados y tristes porque el tiempo con Ali y Luis se terminaba. Cenamos de nuevo en ‘La Chacra’ para comer esos deliciosos bife de lomo que dan.

Al día siguiente nos despedimos temprano, fue triste. En verdad que fue un viaje especial que pareció ir en fast-forward. Parece que fue ayer que Ali y Luis llegaron y que hacía cada casi año y medio que no los veía. Creo que los volví un poco locos por tanta alegada que dí respecto a los tours. Pero quería que tuviera valor su dinero y pues después de andar viajando 10 meses en un presupuesto corto pues la perspectiva era diferente. Espero que la intención sea lo que cuente y que todo fue por tratar que la pasaran lo mejor posible. Fue tambien un verdadero cambio para nosotros. Porfin buenos hoteles y buena comida, creo que empacamos como unos 10 kilos cada uno. Fue una Navidad atrasada, y porfin jugamos ‘Continental’!

Published in: on mayo 28, 2008 at 6:15 pm  Dejar un comentario  

Fuentes de emociones

Mayo 3 – 5

Iguazú, Argentina

Salimos requetetemprano hacia Iguazú y adormiladitos nos subimos al avión. Llegamos al hotel (otro caso de estrellas sin picos) y descansamos un rato. Teníamos ese día libre y pensamos en rentar un coche pero pareció que él o la encargada de la agencia estaba de vacaciones, nunca se apareció. Así que Ali contrató a alguien que nos llevaría en un ‘Eco-Tour’. Quizo cambiar la negociación de último minuto, Ali no se dejó y ahí fuimos.

Primera parada: un aviario, tiempo estimado: 2 hrs. ¡¿2hrs!? Casi nos da un ataque. Digo, el lugar estuvo bien, pero habíamos contratado el “tour” por 3 horas y pasaríamos dos horas en la primera parada? Además el lugar estaba a sólo 2 minutos del hotel. En fin, la pasamos bien. El lugar funcionaba como hospital de diferentes animales, en su mayoría aves, pero tambien había monos, coaties (unas creaturitas parecidas a los mapaches muy tiernas) y otros. Linda visita, aunque de ecologista, bueno sería cuestionable el que nos llevaran dentro del parque en un enorm tractor echando humo negro. A Ali le pareció injusto que además tuvieran criadero de ratones e insectos para alimentar a los animales en custodia, debo admitir que parecía cruel.

Al terminar dejamos a Luis en el hotel y Ali, Jeff y yo continuamos con el susodicho tour. Cuando el “guía” iba a pararse literalmente a un lado de nuestro hotel protestamos y pedimos que cuando menos nos llevara al pueblo de Iguazú (estábamos a 10 min. fuera del pueblo). Visitamos el punto donde se ven las tres fronteras (Paraguay, Brasil y por supuesto, Argentina). Después visitamos un mercado muy rico donde compramos aceitunas y regresamos a gusto con lo que habíamos visto, pero quizá un poco molestos por el engaño del “tour”.

Al día siguiente tempranito emprendimos hacia las cataratas. Fue espectacular. Hicimos varios recorridos, uno fue el Circuito Superior para observar desde arriba la parte de las cataratas llamada “La Garganta del Diablo”, la parte más impresionante. Después hicimos el Circuito Inferior donde observamos las cataratas desde un punto medio y luego bajamos aun más para verlas desde abajo. Durante estos recorridos vimos todo lo demás que conforma a las cataratas. Es una área bastante grande y no se puede observar todo desde un sólo punto (bueno, a menos que esté uno en helicópetero).

Terminamos el recorrido con lo que llaman “La Gran Aventura”. Un viajecito en bote por las cataratas. Sabíamos que podríamos mojarnos pero no a qué grado. Vaya sorpresa nos llevamos cuando “La Gran Aventura” consistió en ir rápidamente en dirección a la caída de las cataratas, dar vuelta violentamente empinando el bote hacia un lado y haciéndonos tomar un verdadero regaderazo. Esto se hizo varias veces, por “La Garganta del Diablo” donde casi ni podíamos ver por toda la bruma que echaban las cataratas, y después por el resto de las cataratas.  Después fuimos como 10 minutos río arriba (todo el tiempo haciendo curvas cerradas y empinando el bote de un lado a otro, creo que a Ali y a mí nos dieron como 2 infartos en el camino). Luis y Jeff quedaron empapados, Ali y yo hasta eso no tan mal. Así nos fuimos a comer y finalmente nos llevaron al hotel.

Ya en el hotel aprovechamos el spa, con su jacuzzi, cuarto de ejercicios, sauna, vapor, regadera escosesa (los chorros salen de la pared a presión, una experiencia medio extraña que me hizo gritar cuando empezó). Fue un final muy relajante a nuestro día.

Published in: on mayo 26, 2008 at 11:08 pm  Dejar un comentario  

Bife de lomo y tango

Mayo 1 – 3

Buenos Aires, Argentina

Salimos tardesón de Bariloche, sin poder hacer mucho, ya que era el Día del Trabajo. Ali y yo salimos a caminar y disfrutar del panorama. Al llegar a Buenos Aires nos fuimos a cenar a un lugar llamado “La Chacra”. La comida estuvo deliciosa, las porciones monstruosas y los postres no tan buenos, probamos un postre argentino que era basicamente clara de huevo batida hasta hacerla mousse y con sabor a champagne, no fuimos fanes.

Al siguiente día hicimos planes separados. Luis y Ali fueron de compras por el Microcentro y Jeff y yo fuimos primero a la embajada de Perú (una visa más!). La agente de viajes nos había dicho que estaban tardando 10 días para dar la visa y nos entró el pánico. De nada valió el pánico, me dieron la visa en ese mismo momento. Jeff y yo después fuimos en busca de discos (LPs). Se había quedado con ganas de comprar desde Brasil.

Unas horas y diez discos después nos encontramos con Ali y Luis para comer. Pensando en lo que íbamos a hacer esa tarde, mi estómago empezó a quejarse como siempre. Yo quería salir a ver algo de Buenos Aires, pero perdí la votación y me mandaron a ver a un doctor. La doctora no me dijo nada productivo y sólo me mandó a que me tomara un montón de exámenes. Mientras Jeff se fue a la lavandería y Ali y Luis a Recoleta. Ahí Ali y Luis hicieron lo que Ali pudiera llamar ‘speed-tour’, ya que ir a caminar y ver cosas con Luis parece ir de carreritas, y pronto regresaron al hotel.

Esa noche nos fuimos los cuatro a un show de tango. Tenía sentimientos encontrados respecto a ir a este tipo de shows. Me moría de ganas de ir a ver tango, pero no que fuera estilo Las Vegas y que fuera en algo auténtico y no nada más para los turistas.

Fuimos en un minibus lleno de turistas y esperaba lo peor. Más aun cuando al pasar por la entrada, como si estuviéramos en línea de producción nos pusieron a posar con las chicas pechugonas del tango para una foto sin siquiera preguntarnos. El show incluía cena y no estuvo nada mal, debo admitir. El show parecía demorarse mucho, pero cuando a Ali se le cerraban los ojos empezó. El show más bien fue como teatro y la verdad que estuvo increíble. La escenografía, dirección, en sí todo estuvo magnífico. Hizo valer la pena haber ido con la multitud de turistas.

Published in: on mayo 26, 2008 at 10:22 pm  Dejar un comentario  

Comida y comida y más comida

Abril 29 – Mayo 1

Bariloche, Argentina

El camino en autobus de Puerto Varas a Bariloche no estuvo tan mal. Apreciamos el panorama que era bellísimo, es más, me recordó mucho a Canadá. Aun así lamentamos no haber cruzado por los lagos, ya que hubiera estado increíble apreciar todo esto desde los lagos y en medio de montañas y volcanes. Espero, por otras personas, que vuelvan a abrir la frontera.

Una hora antes de llegar a Bariloche paramos a comer y Argentina nos dió la bienvenida con un bife de chorizo del tamaño de una nalga de vaca y creo que todavía tenía pulso. Pero estuvo muy rico y creo que fue señal de las muchas comidas gigantescas por venir.

El hotel donde nos quedamos era ‘Tres Reyes’, supuestamente de 4 estrellas. Si ese era el caso, las estrellas no tenían picos y andaban bien opacas. Ni siquiera nos consoló una vista al lago Nahuel Huapí, a orillas del cual estaba el hotel. Pero como quiera disfrutamos de Bariloche, un pueblo muy turístico pero muy pintoresco con casitas al estilo suizo, buenos restaurantes y en medio de montañas y lagos. Esa noche comimos en ‘El Boliche de Alberto’, la carne estuvo deliciosa y un postre divino de helado con dulce de leche. Quedamos más que satisfechos.

Al día siguiente tomamos un tour del ‘Circuito Chico’, nos llevó primero a un teleférico con una vista impresionante de los lagos, montañas y volcanes del rededor. Seguimos en un recorrido alrededor de los lagos y tuvimos un par de paradas más. Una para apreciar una vista y comprar, si queríamos, souvenirs. Ahí me causó tanta gracia cuando Luis echa un silbido particular el cual siempre va dirigido a Ali y en vez de que ella respondiera, una señora desde lejos grita “Ahí voy!” Que risa! La última parada fue en una fábrica de rosa moscada (creo que así se dice, es rosehip en inglés). La milagrosa rosita parece que es bueno para todo. Hay tés, cremas, lociones, perfumes, etc… y todo es bueno para tí! Creo que descubrí un milagro, pero costoso, así que sólo compramos té. Me aseguré que tenía que estar procesada para que sirviera, la probé y definitivamente se le necesita hacer algo, así en su forma natural estaba espantosa y creo que sobarla en la piel no haría mucho bien tampoco.

Comimos esa tarde en ‘Familia Weiss’ donde fueron unas porciones gigantescas que acabaron con mi espíritu de volver a salir. Jeff y yo habíamos pensado en salir solos de nuevo a visitar alguna isla en los lagos, pero el cansancio ya se acumulaba y con la comida pues nos dio flojerita. Recorrimos un poco el pueblo donde Ali aprovechó para comprar unos chocolates tan ricos (gracias influencia suiza!)y esa noche el estómago de Jeff dijo “no más!” y sólo nos observó disfrutar de un delicioso fondue de queso.

Published in: on mayo 25, 2008 at 8:23 pm  Dejar un comentario